Blogger Backgrounds
5 dic. 2008

PUBALGIA


Voy a añadir un pequeño tocho, un copia pega de lo que estoy padeciendo pues en la pagina efisioterapia.net lo cuentan mejor que yo. Y menos mal que he parado a tiempo, segun mi fisio.

Ya desde la ultima competicion en pista alla por el mes de Julio en Herrera, senti un fuerte dolor en los adductores al finalizar la prueba de 200 m. Tanto es asi que estuve a punto de no competir en los 400 m.

El caso es que luego vino el verano y mi temporada de descanso, con lo que enmascare el dolor, pero no elimine la posible lesion ni tan siquiera la trate.

Luego llegaron las Millas y el entreno en pista. Ha sido justo al comenzar a meter caña en Pista cuando ha vuelto el dolor y esta vez me he dado cuenta de que lo estaba enmascarando. Me he dado cuenta de que si calentaba bastante podia soportarlo. Pero eso es una burrada.

Pare y acudi al medico para descartar una posible Hernia, ya que el dolor es a veces parecido y duele incluso al estornudar.

Descartada la hernia, comence con Antiinflamatorios y sobre todo con ejercicios de fortalecimiento y estiramiento. Ademas salgo 15' a trotar un poco.

Despues de unos dias, el dolor ha remitido enormemente, pero aun asi voy a parar un poco mas y no ire al control de diciembre. Esperare a Enero, pues al hacer ciertos gestos de carrera, el dolor me avisa que aun es pronto.

Asi que, resignacion y a hacer las cosas bien por una vez y sin que sirva de precedente.


Ahi va la explicacion:


AUTOR: Ignacio Miranda de Larra y ArnaizEstudiante 2º Fisioterapia en la EUEF S. Juan de Dios.SUPERVISADO POR: D. Enrique Rodríguez González, Fisioterapeuta y Licenciado en Educación Física



La osteopatía dinámica de pubis, conocida también por pubalgia o entesitis pubiana, es el síndrome doloroso de la encrucijada pubiana (dolor referido en la zona del pubis). Dolor difuso que se instala durante semanas o meses primero al realizar actividades deportivas y después en la realización de las actividades de la vida diaria. A menudo lo que provoca el dolor es una hipermovilidad de la sínfisis púbica debida a:
Laxitud en los ligamentos pubianos.
Desequilibrio muscular entre Adductores y Recto Anterior del Abdomen.
Déficit de movilidad en la articulación coxo-femoral y en la sacro-iliaca.
Aumento de las fuerzas de cizallamiento en la sínfisis púbica.
Anteversión pélvica (hiperlordosis lumbar, etc.)
Normalmente el origen de la pubalgia es deportivo, aunque en ocasiones (en un 10% de los casos) se debe a una Osteoartropatía Pubiana, en la que también se refieren dolores al pubis (también en deportistas).

Generalmente la pubalgia se clasifica según dos formas clínicas:
Osteoartropatía Pubiana Microtraumática o Pubalgia Traumática: acontece como consecuencia de un traumatismo o agresión en la sínfisis púbica. Puede ser por una caída sobre un pie que eleve una rama pubiana y provoque el cizallamiento del pubis con estiramiento de los ligamentos púbicos e incluso bloqueo de la rama pubiana en la parte superior. Una tensión súbita de los adductores puede también provocar un deterioro de los ligamentos y de las inserciones musculares pubianas.
Pubalgia Crónica, que según la zona afectada se debe a una Patología osteo-tendino-muscular de los adductores (pubalgia baja) y/o a una Patología parietal-abdominal (pubalgia alta). La pelvis está sometida a tracciones musculares, de arriba abajo los músculos adductores (muy solicitados en deportistas) y de abajo a arriba los músculos abdominales (recto y oblicuos del abdomen). Se inflama la inserción del recto anterior del abdomen en la pubalgia alta y la de los adductores en la pubalgia baja.
Su incidencia es mayor en los varones, no debido a las diferencias morfológicas entre sexos, sino por las actividades “tradicionalmente” ligadas al género masculino. Se trata de una enfermedad ocupacional que incide principalmente a los futbolistas (50% de los casos), seguidos de los corredores de larga distancia, jugadores de rugby, ciclistas y levantadores de peso.
Es importante para su diagnóstico tener en cuenta otros factores que pueden causar dolor en el pubis, tales como coxartrosis precoz en el deportista, dolor en los ligamentos sacroiliacos e ileolumbares, hernias discales de L1 L2 L3 pueden dar dolor en el pubis así como dolores viscerales de origen renal o genito-urinario.
Los estudios realizados hasta la fecha apuntan a una serie de factores desencadenantes en el desarrollo de la pubalgia usualmente clasificados en dos grandes grupos:
- Factores Intrínsecos: Acortamiento de los miembros inferioresDisplasia de caderaHiperlordosis LumbarEspondilolisisDeficiencias de la pared abdominal
- Factores Extrínsecos: Mala calidad del terreno deportivo (resbaladizo o pesado)SobreentrenamientoMala programación del entrenamientoGestos técnicos defectuososMala realización del calentamiento y vuelta a la calma.


PREVENCIÓN DE LA PUBALGIA
Siendo la pubalgia una lesión tan incapacitante debemos prevenirla y para ello es necesaria la estrecha colaboración entre atleta, entrenador, médico y fisioterapeuta. La prevención pasa por un entrenamiento programado y progresivo en el que deben ser prevenidos y tratados todos los factores predisponentes.
El buen trabajo de la musculatura abdominal y los estiramientos de los adductores y los isquitibiales debe ser realizado en todos los entrenamientos para conseguir que el atleta tenga un adecuado equilibrio muscular. Algunos preparadores deportivos aconsejan llevar a cabo estos ejercicios de manera muy seria al comienzo de la temporada como medida preventiva.
Algunas normas terapéuticas:- Al aparecer una lumbalgia el paciente deberá guardar reposo deportivo completo y suficientemente prolongado, entre 40 y 90 días, para que se recupere cualquier afección tendinosa.- Los antiinflamatorios deben ser prescritos por el médico y preferentemente han de ser no esteroideos, se han de administrar en dosis moderadas y decrecientes durante 20 ó 25 días para que sean eficaces a nivel de cualquier elemento tendinoso afectado.- Antes de volver a los entrenamientos se ha de llevar a cabo la tonificación y el fortalecimiento muscular.- El retorno a la actividad deportiva ha de ser progresivo y programado.- El tratamiento quirúrgico es reservado para aquellos pacientes en que el tratamiento médico y fisioterapéutico no es fructuoso tras aproximadamente tres meses