Blogger Backgrounds
23 ene. 2007

DONDE LAS DAN










Normalmente salgo a correr desde uno de los centros de trabajo, que por suerte es un Pabellon de Deportes. Al tenerlo junto a mi casa



suelo dejar alli la mochila con la camiseta seca y la toalla para acabar en el gimnasio haciendo abdominales y estiramientos.




Alli nos solemos encontrar unos cuantos locos de esto del correr y a veces, cuando no tenemos un entreno especifico, pues nos juntamos dos o tres que solemos ser casi siempre los mismos y salimos a rodar juntos.




El recorrido es el mismo, La Vuelta a Cadiz como puse en el anterior post, a veces por la izquierda, a veces por la derecha depende del viento y las ganas. Tambien se admiten variaciones, por ejemplo la cuesta de las Calesas, que es una buena subida cuando llevas varios kms encima y que ya esta cerca de Meta. No se por que pero cuando nos vamos acercando a la citada cuesta aceleramos el ritmo y en ese momento siempre hay alguien que dice:


"Tranquilos eh? Vamos a subir despacito que nos podemos lesionar vale? y todos respondemos:


"por supuesto tio, que va, vamos despacito que no tenemos prisa" "eso, eso despacito que no hay bulla".


No se como leches, pero suele ser siempre el mas gordito y rezagado de todos, el que peor ritmo lleva, el que en esos instantes pasa por tu lado como una exhalacion mientras sube la cuesta maldita como si fuera cuesta abajo y alla que vamos todos detras del "gordo" para no dejarnos avasallar? o yo que se mientras coronamos la jodida cuesta con la lengua llena de colillas.

En ese momento en el que estamos a poco mas de 500 mts del pabellon (nuestra meta) el amigo que inicio la subida se desinfla y nosotros lo dejamos colgado en mitad de ninguna parte mientras le decimos un educado: "te jodes por jibia" "eah! ahi te quedas capullo" mientras aumentamos la zancada hasta sprintar los 500 mts finales.

Pues bien, este gordito (dicho con todo el cariño pues yo estoy ahora igual que estaba él antes) sufria con nuestros rodajes desde hace años, hasta que el año pasado comenzo a hacer dieta y a entrenar, pero de verdad. No descanso ni en navidad.

El caso es que siempre que salia con nosotros acelerabamos a posta para verlo resoplar y sufrir, sin darnos cuenta que lo ayudabamos a mejorar.

Despues de bastante tiempo sin vernos hoy he coincidido con el y hemos salido a rodar con otro compañero que hacia las veces de tortuga, otro gordito vamos. El pobre solo queria ir al lado del antiguamente denominado gordito pues el no abusaba de los ritmos y a mi me tenia algo de miedo , no se por que. En fin, el caso es que nos acompaño solo hasta mitad de recorrido donde yo marque el ritmo todo el camino hasta que a mitad de carrera, mi colega se puso a tirar y comenzo a bajar entre 5 y 10 sg por km, pasando de 4.45 a hacer el ultimo a 4.15 y llevandome a mi resoplando como un bufalo.

Al contrario de mi, el se paro cuando se alejaba de mi por su zancada y me indicaba el camino a seguir todo el rato. Un repaso en toda regla vamos.

Al final me miro mientras yo resoplaba y sonriendo me tendio la mano y me dijo " estas fuerte cabron, buena carrera".

Todavia me tiemblan los gemelos de pensar en verlo mañana.

Ya lo cojere, ya. Ademas en mi defensa me habia desayunado 2 sol y sombras y almorzado con litro y medio de Cerveza, vamos digo que eso contaria no?