Blogger Backgrounds
19 jun. 2008

DESCANSO


Cuando estamos en plena temporada, machacados a series y cambios de ritmo, hay días que nos cuesta la vida misma calzarnos las zapas y salir a entrenar.
Es en esos días que recurres al tópico de eso de correr para divertirse, sin agobios, sin metas. Y está muy bien, pero se me yo de más de 100 de esos que corren solo por la camiseta o por diversión, que están obsesionados por saber a qué ritmo van o cuanto media de más la carrera o quien ha quedado justo unos segundos por delante o se imprimen y repasan y estudian una y otra vez la clasificación. En fin, allá ellos y sus circunstancias, para que engañarnos si al fin y al cabo todos pasamos por esa fase.
El caso es que, volviendo al tema del descanso, cuando más pesadas se te hacen las piernas y más largo se te hacen los kilómetros es cuando más deseas parar y saltarte algún que otro entreno. Piensas que ya estas lo suficientemente machacado y que por un pequeño descanso no pasa nada. Luego te sientes infinitamente culpable por haberte saltado la rutina de entrenos.
Pero lo más curioso de todo, y esto lo vengo comprobando año tras año, es que cuando realmente llega la época de descansar y relajar los entrenos te ocurre todo lo contrario.
A Antonio, mi personal-trainer, le gusta parar o rebajar casi totalmente los entrenos un mes al año al menos.
Por ejemplo, yo he estado una semana de descanso total y ahora me voy a tirar lo que queda de mes, saliendo a rodar solo 3 días por semana con 1 de pesas suaves. Sin reloj, sin distancia, sin retos. Rodar y rodar, disfrutar y disfrutar.
En teoría esto está muy bien, pero es justo en ese momento en el que aflora el Cabeza de Chorlito que hay en mí y decide apretar el ritmo, picarse con algún que otro corredor o endurecer el recorrido.
Lo que ocurre es que al rodar y recuperar las fuerzas y mejorar la musculatura y resto de articulaciones, amén de rodar sin ninguna presión, nos hace sentir pletóricos y llenos de energía. Es justo ahí cuando debemos tener el suficiente cerebro para no desbocarnos y cumplir con el entreno.
No sé si fue Confucio quien dijo: “El verdadero Saber está en, cuando Sabes, saber que Sabes y cuando No Sabes, saber que No Sabes”. Pues salvando las distancias, Cuando tocan Trotes, se Trota, Cuando sean Rodajes se Rueda y Cuando haya que Apretar, se Aprieta (Esto con mucho cuidado de no relajar esfínteres. Lo digo por evitar algo escatológico en vez de aeróbico).
Parece mentira pero es así. También ocurre que al relajarnos y descansar coincidiendo con la temporada de veraneo, nos permitimos algún que otro desliz gastronómico-cervecero y no podemos evitar la sensación de sentir la camiseta más ajustada al ombligo de lo normal. Pero debemos recordar, que hay un tiempo para todo, que nada es eterno, que una mala tarde la tiene cualquiera y que no hay mal que cien años dure. Ni cuerpo que lo aguante.
Espero después de haber puesto esto por escrito, no ser tan mameluco como para no cumplirlo, pero conociéndome como me conozco me doy miedo.