Blogger Backgrounds
25 jun. 2009

DESCANSO


No hay manera, soy un extremista al 100 %. Justo finalizar la temporada de Pista, comienza el descanso, y yo, ni corto ni perezoso lo tomo al pie de la letra.
Tengo la mala suerte de estar sin el entrenador y por lo tanto, voy cogiendo onda de aquí y de allá como puedo. En lo que todos están de acuerdo es en descansar. Yo insisto en que he estado casi 4 meses parado y por lo tanto lo que me falta es entreno, pero en fin.
El caso es que cuando digo a descansar, descanso de tal manera que relajo hasta las suelas de las zapas. Para colmo tengo la mala suerte de vivir junto a la playa donde no se por que regla de tres, siempre acabo con el codo apoyado sobre el chiringuito.
Como estoy de descanso, he cambiado por unos días al Wariner o al Bolt por el Cruzcampo y el Mojito. Ya me estoy oyendo a mi mismo decir: “Tranquila cariño, que mañana mismo comienzo a entrenar y a estar a comer sano otra vez, mejor mañana”
Se que mañana esta por ahí, me anda rondando y un dia de estos será ese mañana.
Por otro lado, mi descanso esta consistiendo en rodar mas largo para vaciar un poco la mochila que esta bastante cargadita. Un entreno normal seria:
LUNES – 8 KMS: 2 KM 5’-2KM 4,45’’- 2 KM 5’- 2KM 4,30
MARTES- 10 KMS 4,45’’
MIERCOLES- PISTA: 8 SERIES DE 400 A 1,20 RECUPERANDO 400 A TROTE
JUEVES – DESCANSO (PESAS)
VIERNES- 8 KMS: 2 KM 4,45’’- 2 KM 4,30’’-2 KM 4,45’’-2 KM 4,15’’
SABADO- RODAJE PLAYERO
DOMINGO- 12 KM RODAJE
Esto es descanso activo digo yo. Yo suelo correr por el Paseo Maritimo y acabar siempre a algo mas de 1 km de casa. Al parar comienzo a estirar y a continuación me quito las zapas y bajo a la playa por donde voy caminando con el agua por las rodillas hasta llegar a mi playa, donde aprovecho para dejar la camiseta en el espigon y pegarme un pequeño chapuzon.
Lo malo de esto es que la música del chiringuito llega hasta la orilla y a esa hora de la tarde, el Gambrinus luce en todo su esplendor embelesándome con sus cantos de sirena.
Si no, ya se encargan los sufridos vendedores que van por la arena arrastrando esa pesada nevera cargada de latas de cruzcampo. Yo para ayudarles a aliviar tan pesada carga, suelo despojarles de varias latas, para hacerles el dia mas llevadero.
Yo me digo, que estoy de descanso y que aproveche ahora o nunca, pues cuando comience el periodo de entreno, tendre que ponerme algodón en las orejas para no oir los cantos de sirena que vendrán junto al mar.